Sobreviviendo tus “early twenties”. No hay árbitro en el verdadero juego.

Photo by Daria Shevtsova on Pexels.com

Hace ya días había querido trabajar en este artículo, pero realmente he estado bastante agotada y aturdida mentalmente que no he tenido el break perfecto de conversar sin filtros con ustedes. Pero ya me tienen de vuelta.

Exigencias, perfección, estrés, cansancio, tal vez algunas palabras claves con las cuales te sientes identificada(o).  “The Golden Age” (la década dorada), o tus veintes es la década de sentirte care-free, de equivocarte, hacer locuras y reír cada momento. Pero a veces ese cruce entre la madurez/inmadurez, de tener alma libre y tener que responder a exigencias, el hecho que estás creciendo y que sientes que el mundo te cae encima, que lo quieres lograr todo de un solo bocado y no puedes, son cosas con las que te vas a tener que enfrentar en esta década.  

“Clearing the air I breathed in the smoke”  frase de una de mis canciones favoritas interpretadas por Taylor Swift llamada Daylight, que siento cuenta mi historia de vida desde mediados de 2019 hasta hoy, pero eso lo explicaré en otro artículo. La canción no habla exactamente de la vida laboral en tus early twenties, si no de amor, pero perfectamente puedo tomar esa frase para aplicarla aquí.  En español la frase se interpreta “Tratando de limpiar el aire, respiré lo tóxico”. Definitivamente me puedo identificar con ese pensamiento. ¿Por qué? A veces en el intento de ser perfecta, de querer dar lo mejor de ti, de pelear contra la crítica, pasa lo peor: te enfermas. No te das cuenta en que estás fallando y que tienes el derecho humano de no ser la mejor y caer.

A mis 23 años me he tenido que enfrentar a diversas situaciones en la vida, unas mejor que otras. El estrés ha sido una de mis características constantes, reforzándolo el deseo de ser perfecta, de tener las mejores notas, reaccionar histérica a la crítica o a las injusticias, el sentirme frustrada cuando mis resultados no son los mejores o cuando una situación no sale como yo esperaba. En algún punto, he tenido que detenerme y reflexionar. Hoy es ese punto.

Afortunadamente o desafortunadamente, como lo quieras ver, crecí rodeada de aceptación, halagos y consentimientos, pero a veces eso puede ser un talón de Aquiles cuando sales de la cancha de juego a la realidad. Te das cuenta que ya no estás en el playground y que las cosas no siempre van a salir como tú quieres. No hay árbitro en el verdadero juego.

Todos debemos enfrentarnos a esto y claramente, unos saben lidiar mejor con ello que otros.

Pero tranquilos, hoy quiero compartir con ustedes algunos consejos para sobrevivir la Golden Age en los distintos ámbitos.

1. Acepta tu edad y permítete cometer errores y perdonarte. (Don´t take yourself too seriously)

A nivel personal, siento que he puesto presión de más sobre mí o me he preocupado por actuar de cierta manera. “No hagas esto” “No digas eso”. Para mi edad, considero ser una persona bastante madura, que hasta aparento tener más edad según la opinión de las personas, lo cual siempre me causa gracia.

 Mi consejo es este: Da lo mejor de ti, sé disciplinado, profesional y entregado, pero no trates de actuar como alguien de más edad cuando tienes veinte y tanto. No cometas el error que yo he hecho: ser extremadamente rígida conmigo misma. Acepta lo que a mí me ha costado aceptar: nunca serás perfecto y continuarás cometiendo errores. Eres humano y tienes derecho a reír, a llorar, a caer, a aprender y lograr cosas.

2. Tu salud mental ante todo.

En esta década debemos procurar tener una buena salud mental, pero es lo más retador por hacer. Ocurre que nos preocupamos por lo que dirán los demás o por complacer a todo mundo, incluso, a personas que ni siquiera conocemos. Aprende a decir no, a ponerte primero, a defenderte, a aceptarte cómo eres o a renunciar a situaciones que te ponen incómoda(o). Si te sientes ansioso, ve a terapia y haz ejercicio.

3. Acepta el hecho que hay maldad a tu alrededor.

Por muy cruda que suene, en los inicios de esta preciosa década dorada, suele pasar que creemos que TODO es dorado, cuando no, los colores negros y gris también existen. Hay amigos que van a dejar de ser amigos, hay quienes  te querrán poner en mal frente a otras personas, personas te traicionarán.

4. Ejercítate.

Creemos que por estar jóvenes no necesitamos cuidar de nuestra salud. El hacer ejercicio nos liberará física y mentalmente, además ¿quién no quiere sentirse bien?

5. Aprovecha el tiempo que aún tienes libre.

Ya sea para terminar tu carrera universitaria, aplicar a una maestría, o extracurriculares como idiomas o deportes. Me pasaba que el poco tiempo libre que tenía lo invertía nada más en ver series. No está mal hacer algo que te divierte, pero al final del día tienes que pensar a largo plazo. Si inviertes a bien al menos esa hora libre que tienes al día, piensa en los beneficios que traerá de aquí a seis meses. O solo invierte ese tiempo en algo que te apasiona y le encontrarás otro lado a la vida.

6. Debes tener paciencia…

Pasa que nos queremos comer el mundo de un solo bocado y nos frustramos cuando no podemos. Queremos conocer el mundo, tener tres maestrías, una casa, tres carros, dos perros, casarnos, montar una empresa etc. en un mismo año. No será así. Recuerda que aún estamos trabajando en encontrarnos a nosotros mismos, estamos creciendo y sentando las bases de nuestro propósito y plan de vida.

7. Solo tienes una competencia: tú mismo.

Vemos lo que nuestro amigo está logrando, lo que tal persona subió a las redes sobre su último viaje y pensamos ¿por qué no tengo esa vida? A esta edad somos tan vulnerables que cualquier cosa nos puede hacer sentir como “fracasados” o caer en las famosas “existential crisis”.  Cuidado ahí. Enfócate en TI, en tu crecimiento personal y profesional, en tu amor propio. Compite contigo mismo y proponte metas.

Independientemente de tu edad, espero sigas estos consejos y que seas honesto contigo mismo. Quiero que te detengas por un momento, que tomes un día para reflexionar sobre lo que estás haciendo, hacia donde quieres ir, que estás haciendo mal y en que puedes mejorar. A veces necesitamos tiempo para reconciliarnos con nosotros mismo y felicitarnos por lo lejos que hemos llegado.

Gracias por acompañarme en esta zona de honestidad, te mando un abrazo.

-J.

Publicado por Jessi Arita

Mi nombre es Jessi, y soy una periodista hondureña, que quiere compartir con ustedes temas de lifestyle, salud física y mental, así como moda. My name is Jessi, and I am an honduran journalist that wants to share with you contents about lifestyle, fashion, physical and mental wellbeing.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: